Surge como una propuesta innovadora acumulada en los años de trabajo de Teatro Trono. La descolonización del cuerpo observa las actitudes corporales, las relaciones y la posición de los cuerpos en un espacio o territorio determinado, reconoce al cuerpo como protagonista de procesos históricos y sociales y promueve la liberación de los cuerpos para la trasformación social.
La descolonización crítica la hegemonía del racionalismo que se enfoca en el paradigma cognitivo. En esta perspectiva al mundo, el ser humano es un ser racional y el cuerpo solo es una extensión. En nuestra experiencia de más de un cuarto siglo nos hemos enterado que la negación del cuerpo como protagonista en todos los procesos es un pilar importante para el régimen colonialista y neo-colonialista.

Si queremos cambiar el mundo necesitamos nuevas formas del encuentro entre los cuerpos y quebrar con cuerpos definidos como “no-civilizados” y “civilizados”. La metodología de la descolonización del cuerpo es principalmente una herramienta de auto-empoderamiento de nosotrxs que venimos de la ciudad de El Alto, la ciudad de los “indios” que – en el discurso colonial – no tienen cultura. Pero es a la vez una propuesta al mundo de encontrarnos de una forma equitativa y comunitaria con nuestros cuerpos para transformar las relaciones a relaciones más igualitarias y justas y así transformar el mundo.