El trabajo con la niñez, guiado por la metodología de la descolonización del cuerpo con pedagogías liberadoras, permite una educación integral. Es un programa que promueve espacios educativos con cuerpos predispuestos al abrazo, niñas y niños más felices, Que han explorado sus inteligencias y capaces de resolver problemas lingüísticos, matemáticos y lógico formales, creativos, que encuentran su belleza y su centro, Integrales y empoderados, respetuosos con sentidos de comunidad profundos.

De manera extendida: maestras y maestros, con mejores habilidades para construir espacios educativos comunitarios y de bienestar, madres y padres con mejores habilidades para la comunicación asertiva y para el acercamiento emotivo.